ESCUELA EN CASA

Cuándo comenzó la pandemia, muchas hábitos y actividades sufrieron cambios drásticos, uno de ellos fue estudiar en casa.

Al principio se hizo con una actitud poco favorable, dándole muy poca importancia al hecho de estudiar fuera del aula; muchos lo tomaron como una actividad obligada, con escaso interés, poca disposición y dedicación, las consecuencias de esto, una crisis académica.

No sabemos por cuanto tiempo, este modelo de escuela seguirá, lo que sí sabemos es que estudiar con actitud negativa, no traerá buenos resultados.

Te sugiero estos pequeños pero significativos cambios.

Ten actitud positiva

Interés por el estudio a distancia, motivación, disposición, buen estado de ánimo; todos estos componentes, harán más fácil el aprendizaje. Todo aquello a lo que le tienes mala actitud difícilmente se aprende; “que flojera conectarme para estudiar, no está padre”, “que aburrida la escuela en línea”, pensar de esta manera hará muy difícil tu estancia en la escuela virtual.

Piensa que estudiar es lo mejor que te puede estar pasando, y disfrútalo.

Comienza tu día desde temprano

La dinámica de todo mundo, se ha visto relajada desde que comenzó la pandemia; muchos se levantan muy tarde porque se duermen en la madrugada jugando videojuegos, o en sus redes sociales; otros andan en pijama todo el día, “para que me cambio si ni voy a salir”; hay quienes ni siquiera se bañan porque “para que si ni sudo”; y el colmo, hay quienes toman su clase virtual, acostados, desayunando, o jugando videojuegos.

Toma tu clase bañado, cambiado, y desayunado, como si fuese escuela presencial; no dejes que ningún distractor se interponga entre tú y la atención que debes prestar a tu clase.

Dedica tiempo para hacer tus tareas 

El tiempo como estudiante, no lo limites al tiempo que estarás conectado para tus clases en línea, necesitas tiempo aparte para hacer tareas, repasar apuntes, adelantar proyectos, hacer lecturas, y estudiar para tus exámenes.

Si estás cursando primaria, necesitas sesenta minutos al día, si estás en secundaria o preparatoria, necesitas por lo menos, noventa minutos diarios, y si lo tuyo ya es la universidad, tu carga académica te lo dirá diciendo.

Para que esta actividad de “hacer la tarea” se convierta en un hábito, deberás hacerlo bajo esta pauta: misma hora, mismo lugar, de lunes a viernes.

Anímate a desarrollar este nuevo habito, y tu vida como estudiante cambiará radicalmente.

Administra tus actividades en línea

Los niños y los adolescentes se la viven conectados al internet, lo hacen porque son la generación digital, para ustedes, su mundo está en el internet; el problema es que, si te descuidas, puedes clavarte en una sola actividad, dedicándole todo tu valioso tiempo, y descuidando otras actividades importantes.

Haz un tipo agenda de tus actividades en la red, por ejemplo; películas y series, videos de entretenimiento, diversión, y educación; revisión y mantenimiento de tus redes sociales; videojuegos en línea; la escuela en línea, y solo navegar. A cada una de estas actividades, dedícales un tiempo determinado y cúmplelo; de esta manera te mostrarás responsable como generación digital, y aumentará la confianza de tus padres hacia ti.

Si te aplicas por lo menos en estas cuatro actividades, te garantizo que tu próximo ciclo escolar será totalmente diferente, y con un mejor desempeño académico.

 

Psic. Gabriel Bello / especialista en adolescencia

 

 

Un comentario

Deja un comentario