¿QUÉ FRUSTRA A UN ADOLESCENTE?

A muchos de nosotros cuando fuimos adolescentes, nos costó trabajo tener figuras de autoridad que estuviesen dirigiendo nuestra vida, dándonos consejo, guiándonos, orientándonos, corrigiendo nuestras malas acciones, y entonces, nuestra respuesta fue de mucha molestia, porque era algo que no nos gustaba, y nos revelamos a esa forma de ser, de nuestros padres.

Hoy en día, aunque sean otra generación, sigue siendo lo mismo, frustración y rebeldía ante las exigencias de los padres.

El adolescente se frustra por todo aquello que provenga se sus padres, y por aquello que limita su placer.

Por ejemplo, se frustra:

que lo obliguen a acostarse y levantarse temprano.

que le pregunten si hizo la tarea, si ya estudio para el examen, si ya subió sus trabajos, etc.

le frustra que le digas, qué hacer, a qué horas hacerlo, y cómo hacerlo.

Se frustra si lo obligas:

a compartir sus cosas personales

a ir de compras contigo

a que te acompañe a la iglesia

Y de quehaceres domésticos ni se diga

al adolescente se frustra si le pides que limpie su cuarto, que saque la basura, que lave el baño.

Pero eso no es todo, tambien le frustra:

que le limites el tiempo en los videojuegos

que le restrinjas el uso del celular

que le supervises las redes sociales cuando tengas la sospecha, de que no está haciendo buen uso de ellas.

Al adolescente, generalmente le frustra todo lo que sea exigencia de parte de sus padres, y que le limites su placer.

¿Cómo lidiar con la frustración de un adolescente?

  1. Acepta que su frustración, es parte del desarrollo de su carácter, no lo veas cómo trae algo personal contigo.

Si pretendas ser su líder, su apoyo, su guía, su mentor, entonces debes capacitarte, para conocer a fondo esta fase del desarrollo llamada adolescencia, y poder aprovechar las áreas de oportunidad, para seguir influyendo en su vida.

  1. Ten un amplio umbral de tolerancia a la frustración

Fuera de control no lograrás nada.

Cuándo los padres actuamos impulsivamente, y nos enganchamos de la situación, terminamos sumándonos al problema, y no resolvemos nada.

Respira profundo, cuenta hasta mil, y deja los pensamientos obsesivos de “cuándo vas a cambiar”, “por qué te portas así”, “por qué me hablas tan grosero”.

El adolescente te frustrará más de lo que te puedes imaginar, y no por eso será un mal hijo.

  1. Vivan en armonía todos los miembros de la familia. 

Establece una convivencia sana, llena de respeto, amabilidad, y cordialidad entre todos.

Acuerden no gritar ni ofender; respetar, escuchar, y tolerar a el punto de vista de los demás.

Todo esto se puede lograr, cuando toda la familia pone de su parte.

Papá mamá, frustración y rebeldía en la adolescencia, es normal.

 

Psic. Gabriel Bello / especialista en adolescentes

 

Deja un comentario