¡SOMOS SOBREPROTECTORES!

“Tenemos un pequeño adolescente de 16 años, es nuestro bebé pues su hermanito mayor ya está casado y viviendo con su familia.

Dios nos bendijo con este niño después de 15 años de estar solos.

Le hemos dado todo lo que creemos que necesita para ser feliz, lo amamos y vivimos sólo para él, es más, ni lo castigamos a pesar de lo mal que se porta.

Pero últimamente, su forma de ser con nosotros nos preocupa, antes sólo nos hacia berrinche, ahora hasta nos maltrata si no le obedecemos.

Ayer me dijo que él no tenia que pedir permiso para salir, que sólo era suficiente con avisarnos, además que se llevaría el carro.

La verdad no sabemos qué hacer, si lo castigamos nos duele más a nosotros”.

Estimados padres de este “bebé” de 16 años, su problema principal se llama sobreprotección; un estilo de paternidad en donde los padres ven pequeños e indefensos a sus hijos.

Estos padres, no toleran la tristeza, el enojo, la desesperación, la frustración y la insatisfacción en sus “pequeños” adolescentes, por eso se adelanta a resolver cualquier asunto que les pudiera generar conflicto a sus “bebés”.

Por si fuera poco, cuando se animan a disciplinar, hacen reglas, pero no sancionan el incumplimiento.

Loa hijos de padres sobreprotectores, no desarrollan capacidades básicas para ser funcionales en la vida como:

– Compartir

– Trabajar en equipo

– Respetar figuras de autoridad

– Participar en labores por el bien común

– Seguir reglas

– Respetar límites

– Valorar posesiones

– Ser agradecidos

– Etc.

La mayoría de los hijos sobreprotegidos se vuelven egocéntricos, egoístas, groseros, e insensibles a las necesidades de los demás, lo que es peor, se voltean contra sus padres, y los llegan a maltratar, a humillar, a controlar, incluso he manejado casos clínicos en donde le pagan a sus padres

Estimados padres sobreprotectores, dejen este estilo de paternidad dañino, protejan a sus hijos, pero no lo hagan de más.

Si se les complica, busquen ayuda profesional.

 

Psic. Gabriel Bello / especialista en adolescentes

Deja un comentario